• Saludable

“Nadear”, un tiempo para volvernos creativos

  • BRH
Contrario a la idea de que trabajar sin descansar para ser más eficientes, diversos estudios demuestran que descansar el cerebro haciendo nada activa nuestra parte creativa y nos hace eficientes.
.

Dedicar una parte del día a no hacer literalmente nada, puede suponer una mejora en la salud de nuestras neuronas y un tiempo para volverse creativos, afirma Andrew J. Smart autor del libro “El arte y la ciencia de no hacer nada”, quien basa sus afirmaciones en diferentes estudios que han demostrado la existencia de una zona del cerebro que únicamente se activa cuando permanecemos en un absoluto reposo mental: La red de estado de reposo.

La red de estado de reposo “interviene en los momentos en que se deja vagar la mente o se sueña despierto”, explica Smart. “Se activa cuando estamos tirados en el pasto en una tarde de sol, cuando cerramos los ojos o cuando miramos por la ventana mientras estamos en el trabajo”. Es en esos momentos cuando el cerebro, que nunca se detiene, aumenta su organización y actividad.

Estas actividades, o mejor dicho “no actividades”, que dan rienda suelta a la pereza tienen un nombre propio: Niksen. Se trata de un verbo holandés derivado del término niks, que significa literalmente “nada”. Así que podríamos traducirlo como “nadear”. Y nadear es lo que requiere el cerebro “para establecer nuevas conexiones entre cuestiones en apariencia inconexas, identificar patrones y elaborar nuevas ideas”, es decir, el tiempo que requiere para ser creativo.

Smart pone como ejemplo a grandes pensadores como Descartes o Newton, que lograron sus principales descubrimientos (lo ejes X e Y de las matemáticas el francés; la ley de la gravedad el inglés) mientras estaban holgazaneando.

Por otra parte, sobrecargar de trabajo al cerebro puede entorpecer su labor: “Quienes pueden ejecutar diversas tareas a la vez no pueden filtrar y eliminar información no pertinente porque su atención se encuentra sobrecargada con tareas que no está ejecutando”, asegura Smart.

¿Habría descubierto Arquímedes su famoso teorema si no hubiera decidido relajarse con un baño? Y Einstein ¿habría llegado a la teoría de la relatividad sin sus tranquilos paseos por el campus de Princeton? Cuidar nuestro cerebro, darle un merecido descanso de vez en cuando puede marcar la diferencia entre tener una gran idea o dejarla escapar sin darnos cuenta.

 

 

Fuente: Extracto de artículo “Nadear” de El Clarin

https://www.clarin.com/buena-vida/hagas-rato-cerebro-va-agradecer_0_A8dp7Af4G.html

Foto: Captura de pantalla de Youtube

 

Visitas: 191

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: