• Salud

Refleja IMSS de La Margarita caos acusado por Germán Martínez

  • Patricia Méndez
En medio de la renuncia del director general del instituto, los pacientes en Puebla esperan servicio en los pasillos o en el estacionamiento, ya que la demanda supera tres veces la capacidad de este hospital y no tiene personal suficiente
.

En camillas a lo largo de los pasillos, en sillas para visitas o hasta en el estacionamiento esperan atención los derechohabientes del IMSS en el hospital de La Margarita, ya que hoy la demanda de servicio supera tres veces su capacidad.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se encuentra en el ojo del huracán tras la renuncia de Germán Martínez Cázares a la Dirección General, quien acusó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de aplicar recortes presupuestales que afectan la atención, la ejecución de obras y ponen en riesgo la distribución de medicamentos.

El nosocomio de La Margarita sufre una mayor saturación de sus servicios desde el sismo de septiembre de 2017 –hace un año y ocho meses–, debido a que recibió a los pacientes del hospital de San Alejandro que tuvo daños en su estructura.

En febrero de este año, el IMSS anunció que la obra para sustituir el inmueble siniestrado estaba suspendida y que en lugar de ella se planeaba la ampliación del hospital de La Margarita, así como la construcción de dos unidades metropolitanas más en la capital poblana, aunque para ello no hay fecha estimada.

Supera demanda a la capacidad del hospital

Procedente de San Martín Texmelucan, Vanesa llegó al IMSS de La Margarita el martes para ser atendida por un padecimiento en la vesícula y hasta la tarde de este miércoles aún seguía en una camilla porque no había personal médico disponible para que le practique una operación que necesita.

El caso de Vanesa se replica en decenas de personas que permanecen en sillas de metal que el IMSS utiliza para esperar alguna consulta o en sillas de ruedas, mientras que otras más afortunadas se encuentran en camillas mientras reciben el servicio.

En este lugar no hay distinciones, pues lo mismo se puede ver a hombres y mujeres jóvenes que adultos mayores en la misma situación: en espera de ser revisados por algún médico, mientras son tratados con analgésicos o algún otro medicamento que entretenga el padecimiento.  

e-consulta realizó un recorrido por el área de urgencias, mediante el que fue posible observar la saturación de una de las salas, en la que había cerca de medio centenar de pacientes sentados, otros de pie y algunos más acostados con sus batas verdes.

La aglomeración se asemeja a una de esas escenas que se transmiten por televisión cuando hay contingencia por algún siniestro.

Una de las áreas con menos saturación es Pediatría, pues fue posible observar un par de camas vacías, aunque esta depende de otros servicios con saturación como Rayos X.

A decir de enfermeras que laboran en el lugar, actualmente se atiende a un número de pacientes tres veces mayor al de la capacidad real, lo que afecta la atención, pues el personal no se da abasto.

Familiares esperan en el estacionamiento

La saturación en los servicios alcanza a los familiares de los pacientes, quienes son alojados en los pasillos de ingreso al área de Urgencias en sillas que fueron colocadas provisionalmente y con mamparas para protegerse del sol.

En el estacionamiento, donde no hay baños ni algún otro servicio, las familias pasan minutos de angustia en espera de que sus pacientes sean atendidos.

En su conferencia matutina de este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo no compartir los señalamientos de Martínez Cázares, y evitó abundar sobre los señalamientos por los supuestos recortes presupuestales.

El mandatario anunció el nombramiento de Zoé Robledo, quien era subsecretario de Gobernación, como nuevo director del IMSS.

"Le tengo toda la confianza, tiene experiencia, es un profesional, politólogo...es un hombre progresista, honesto", comentó.

Visitas: 2,493

Versión para impresión

Comentarios de Facebook: