• Salud

Abren en Puebla clínica con brasier para combatir cáncer de mama

  • Laura Ruiz
Julián Ríos Cantú tenía sólo 16 años y la motivación de generar un cambio luego de que su mamá atravesara por un diagnóstico de esta enfermedad
.

Cuando hace más de tres años desarrolló el primer prototipo de un brasier para detectar cáncer de mama, recuerda el creador mexicano Julián Ríos Cantú, lo hizo con materiales rígidos y que generaban complicaciones para las pruebas.

Hoy, sin embargo, el proyecto ha crecido hasta permitir la apertura de la primera Eva Clinic en Puebla, donde las mujeres pondrán hacer uso de la tecnología de manera comercial.

Tenía sólo 16 años y la motivación de generar un cambio luego de que su mamá, una mujer que se tomaba en serio lo de la prevención y la consulta médica, atravesara por el segundo diagnóstico de su vida y esta vez, en una etapa avanzada.

En el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), donde Ríos Cantú estudiaba, no le permitieron a él y a su socio fundador utilizar laboratorios para el desarrollo de sensores flexibles que requería el proyecto.

La alternativa era mandarlos a hacer a China y como no tenían dinero para ello optaron por comprar hojas de cobre en Mercado Libre y diseñar las partes de Eva, cuyo primer prototipo tenía una “apariencia clandestina”.

Aún con la imagen de ese prototipo lograron convencer a las primeras mujeres para realizar las pruebas, siguieron modelos que empleaban copas que no siempre se utilizaron en los sostenes correctos y así sumaron más de 100 pruebas que perfeccionaron poco a poco.

El diseño que ahora se emplea en la primera Eva Clinic es un sostén tipo deportivo, ajustable a todas las mujeres, que no pesa, no genera molestias y que en tan sólo cinco minutos recolecta información sobre los senos de las usuarias para identificar factores asociados al cáncer de mama.

Busca Eva Clinic romper tabúes

Uno de los principales retos si se identifican anomalías, destaca el creador de la tecnología, no es técnico, sino más humano, pues implica orientar a las mujeres sobre la necesidad de continuar con otros estudios para atender su salud.

"El poder llevarlas al siguiente paso suele ser complejo. El cáncer es tabú en México y no importa si la probabilidad de supervivencia es muy alta, simplemente le tenemos miedo como sociedad.

"Entonces es complejo a veces el detectar algo anormal en una paciente y empujarla a que se haga una mastrografía y se haga una biopsia, eso es complejo y lo estamos atacando también con romper las barreras que hay emocionales entre la usuaria y la doctora", explicó Ríos Cantú en entrevista.

Lo que se busca ahora con esta primera clínica ubicada en la Plaza Santa Fe del Camino Real a Cholula, es que las mujeres a partir de los 25 años se empoderen en cuanto a las decisiones de su salud en un ambiente de comodidad y confianza con el personal médico.

Por ahora trabajan con un grupo de Mujeres Fundadoras que, convocadas a través de redes sociales en las últimas semanas, respondieron a la convocatoria de las primeras pruebas gratuitas que se realizan en la clínica.

La misma operará después con una membresía anual de mil 200 pesos que incluye las pruebas ilimitadas con la tecnología Eva, una mastografía por ultrasonido y la consulta médica; un paquete que se considera competitivo en el mercado pues tan sólo el segundo estudio puede costar entre 500 y 600 pesos.

Con esta alternativa comercial, agrega Ríos Cantú, también se busca hacer un cambio en las tendencias de mortalidad estimada en 50 por ciento de mujeres menores de 35 años, en las que no es tan fácil la detección del cáncer pues las mastografías se consideran contraindicadas médicamente a su edad.

"No te puedes hacer una mastrografía, no está recomendado por los médicos simplemente porque la mastografía emplea radiación y empezar desde los 20 años hasta los 80 hay más probabilidad de que genere cáncer, que pueda ayudarte a combatir el cáncer", detalló.  

Para finales de año se lanzará también a la venta un sostén que tendrá un costo de 299 dólares y vida útil de cinco años, que las usuarias deberán utilizar una vez a la semana para recibir un informe mensual sobre su estado de salud.

Suman cambios de vida

En los últimos tres años y medio Ríos Cantú y el equipo de 30 personas que trabajan en torno a Eva han realizado también pruebas en colaboración con instituciones como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la aseguradora AXA México. 

Lo que más lo ha marcado en este proceso, relata, es la historia de Lupita, una colaboradora de la aseguradora que participó en las pruebas y a la que le detectaron factores de riesgo con Eva pues antes había sentido temor por realizarse una mastografía.

Tras realizarse dos pruebas con el sostén que arrojaron las mismas irregulares le hicieron ver que eran necesarios más estudios que confirmaron el cáncer de mama, le llevaron a atendersesobrevivir a la enfermedad y lograr ver cómo sus dos hijos se graduaron el año pasado.

"Yo he tenido la fortuna de conocer premios Nobel, príncipes, gente importante y ninguna de ellas me ha marcado tanto como el caso de Lupita, porque es una historia muy tangible de por qué hacemos las cosas y por qué vale la pena todo el trabajo", comentó.

Va emprendedor por más

Actualmente Ríos Cantú tiene 19 años y la motivación familiar de crear el proyecto de Eva lo llevó a ganar en 2017 el Premio Global del Estudiante Emprendedor que anualmente busca a una veintena de jóvenes para que dejen los estudios y emprendan proyectos que cambien al mundo.

Había 100 mil dólares de por medio para poder impulsar el desarrollo de Eva y una decisión importante a tomar, que uno de los inversores del proyecto orientó con una simple pregunta.

"Nos dijo una frase muy simple y muy real, nos dijo, ¿qué quieren hacer? ¿quieren sentarse en un salón de clases o quieren salvar vidas? y ahí la decisión se hizo muy clara, queremos salvar vidas", explicó el joven creador.  

Su caso, comenta, esto no debe de tomarse como un parámetro a seguir en México pues se trata de una sociedad en la que todavía es importante contar con un título, sin embargo sí le parece importante cómo esto funciona en países como Alemania.

Sobre su futuro en las creaciones médicas, comenta, hay ideas para atender el pie diabético, el cáncer testicular y problemas de fertilidad, sin embargo ahora el equipo con el que trabaja está enfocado sólo en Eva y pensando en una revolución a la vez.

Foto: Especial

Visitas: 960

Versión para impresión

Comentarios de Facebook: