• Sociedad

Hirvió la tierra al caer templo en Atzala, recuerda sobreviviente

  • Efraín Núñez
Hasta el momento el INAH no ha retirado los escombros del templo en el que fallecieron 13 personas tras el terremoto del 19 de septiembre
.

Atzala, Pue.- El 19 de septiembre de 2017 la tierra se sacudió como si hirviera, relata Sergio Montiel Tello, sacristán del templo de Santiago Apóstol, uno de los sobrevivientes de la tragedia en la que fallecieron 13 personas que asistieron a un bautizo en este municipio de la Mixteca.  

Aún se aterra mientras narra cómo en un instante el techo de la iglesia del siglo XVII se vino abajo dejando una estela de polvo blanco y muerte. Sergio salvó su vida porque uno de los pobladores lo empujó hacia el presbiterio, mientras la iglesia se derrumbaba frente a él sin siquiera escuchar algún estruendo: “todo pasó muy rápido”, recuerda. 

A un año de la tragedia la cúpula del templo está a punto de caerse sobre viviendas aledañas y yace sin intervención por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah) para remover los escombros derribar la parte de la construcción que aún está en pie

En contraste construcciones con alta afluencia turística en el estado como la Iglesia de Los Remedios en San Pedro Cholula, así como el Templo y Fuerte de Guadalupe en la capital del estado, ya fueron rehabilitados y el primero de estos incluso fue reabierto al público.  

Cuando “hirvió la tierra” en Atzala

Los feligreses escuchaban la lectura en el templo de Atzala pasada la una de la tarde cuando se registró el primer movimiento telúrico, recuerda Sergio sentado en una silla desde la que se esfuerza por contener el llanto

El sacerdote que yacía cerca de él advertía sobre el temblor pero un segundo movimiento sobrevino con mayor intensidad

Empezó como a hervir la tierra. Lorenzo me tomó de la cintura y me aventó junto a la pared hacia el presbiterio, ahí pasamos el evento”. 

Como el resto de la más de una decena de sobrevivientes Sergio no se percató en qué momento se cayó el techo. De entre el polvo y los escombros escuchó el llanto de una niña que instantes después perdió la vida.

“Hasta que se disipó el polvo pudimos ver el desastre. Vi y oí a una niña que se quejabaSu mamá estaba como a unos tres metros ya sin vida. Al contemplarla fue que escuché a Ismael (Torres Escamilla) uno de los sobrevivientes que pedía auxilio. Se quejaba de que su cadera le dolía”, sostiene. 

Sergio y el sacerdote salieron a pedir ayuda. Pronto todo el pueblo estaba apostado a las labores de rescate aún con el riesgo de otro derrumbe. 

“Hasta el momento que se metió la gente nos dimos cuenta que habían muerto las demás personas. La gente quería entrar a sacar los cuerpos pero había temor que cayera una piedra y hubiera otro deceso. Se dieron valor y escarbaron para encontrar más sobrevivientes”. 

En la iglesia había entre 22 y 25 personas, buena parte perdió la vida, 12 de ellos eran de Atzala y uno de Chietla, sostiene quien pese al derrumbe no sufrió ningún rasguño. 

La indemnización no llegó completa  

A los familiares de las personas fallecidas no les entregaron completo el dinero correspondiente a las indemnizaciones

Sergio señala que Ismael Torres, quien resultó con lesiones de la cadera en el eventoperdió a su esposa y dos hijas

Sin embargo solo recibió 170 mil pesos por concepto de indemnización pese a que el gobernador José Antonio Gali Fayad anunció que se entregarían 90 mil pesos a los familiares por cada víctima. Es decir, este poblador debió recibir 270 mil pesos, por lo que se desconoce el paradero de los 100 mil pesos restantes

Los habitantes de Atzala han sorteado la indiferencia de las autoridades sumado a quienes han querido sacar provecho de ellos con fines político electorales. 

De abril a julio candidatos y los partidos políticos ignoraron la tragedia y pidieron el voto, proceso que atrasó la reconstrucción. 

Parece que la tragedia ocurrió ayer

Parece que el terremoto ocurrió ayer. Ni un ápice se han movido los escombros del templo. Son un recordatorio para los pobladores sobre la fuerza de la naturaleza

A los familiares de las víctimas causa tristeza e impotencia ver a diario los escombros, ya que que el INAH incumplió su promesa de regresar tres meses después del temblor a iniciar los trabajos de remoción. 

Quedaron que en uno o en tres meses regresarían para realizar los trabajos y no se viniera abajo la cúpula. Ya estamos a un año y no se ve la intención de demoler, ni de prevenir la destrucción de lo que era el templo”, denuncia Montiel Tello.

Lo que queda de la construcción podría venirse abajo con un movimiento telúrico de menores proporciones o incluso con el reblandecimiento provocado por las lluvias de los últimos días

Ninguna estructura evitaría que la cúpula y las paredes se vinieran abajo sobre las casas aledañas o sobre la explanada donde los feligreses asisten a misa al interior de una estructura de herrería levantada con recursos del ayuntamiento. 

El templo colinda con la casa del señor Francisco Aguilar y por la altura de la cúpula le puede afectar si es que llega a caer. La gente a veces asiste a misa. Van con el temor y el peligro de que se venga abajo la torre y de que se sigan abriendo las paredes”, expuso el sacristán. 

A los pobladores el INAH tampoco les permite retirar los escombros ante el riesgo de que sean multados, por lo que no les queda más que esperar a que la autoridad federal derribe completamente la construcción.

Apuntalan y olvidan templos en Chietla

Aunque apuntalado, en el templo de San Francisco de Asís, ubicado en la cabecera municipal de Chietla, hasta el momento no ha iniciado algún trabajo de rehabilitación o derrumbe.

Lo mismo ocurre en el templo de San Agustín, mientras que el del Cerrito del Tepeyac, severamente dañado por el sismo, ya fue demolido sin que hayan iniciado los trabajos de reconstrucción.   

El templo de San Francisco de Asís está cerrado al público. Desde el zócalo se observan los puntales que sostienen la estructura sin que exista fecha para que inicien los trabajos de rehabilitación

Tomás Jiménez Cerezo, director de obras del ayuntamiento de Chietla, afirmó que el INAH le sugirió a la autoridad municipal sacar los permisos de construcción para que pudieran intervenir el templo, sin embargo no hay fecha para que los trabajos comiencen. 

Atienden a medias iglesias en Chiautla y Huehuetlán 

Por su parte, el de San Juan Bautista en la junta auxiliar de Pilcaya (Chiautla de Tapia) y el de Ayoxuxtla (Huehuetlán el Chico), son los únicos de los cinco templos que pertenecen a la misma parroquia en los que ya iniciaron los trabajos de reconstrucción, pese a que el de Cohetzala registró daños mayores.

El sacerdote de San Juan PilcayaRicardo Guzmán Fuentes, reveló que los tres templos restantes entre los que destacan el de Cohetzala y Centeocala fueron apuntalados por el INAH sin que se sepa el momento en que serán intervenidos

Desde marzo los trabajos se han realizado ininterrumpidos en Pilcaya. La torre está completamente destruida. La nave central presenta cuarteaduras. Hubo daño en las paredes. Han ido quitado el revocado para ver cómo va”, expuso.

Ante la falta de templo se construyó una estructura de herrería donde los feligreses asisten a misa en esta junta auxiliar, sin embargo como en los otros casos no hay fecha para la entrega de los trabajos. 

Respecto a las imágenes religiosas y un vitral de San Juan, el religioso sostuvo que la población los sacó por su propia cuenta y están resguardados en una vivienda. 

Adicionalmente la parroquia en conjunto con el Colegio Benavente ayudó a damnificados para la reconstrucción de sus casas.  

Ya reabrieron templos turísticos

En contraste con la realidad de los templos de la Mixteca, el de Los Remedios, ubicado en la punta de la pirámide de Cholula ya fue reparado y reabierto al público

Lo mismo ocurrió con los ubicados en la ciudad de Puebla como el Templo y Fuerte de Guadalupe, el del Espíritu Santo (La Compañía), el de San Juan de Dios (DIF estatal), el de San Juan de Letrán (Hospitalito) y la Capilla de San Cirineo.

Hasta mayo de este año el INAH reportaba un total de 20 templos reparados en todo el estado, la mayoría de los cuales no registró daños severos. 

En total 439 templos registraron algún tipo de daño de leve a severo por el terremoto del año pasado, lo que implica que solo el 4.5 por ciento ha sido reparado en su totalidad. 

El portal Datos Abiertos reportó en su última actualización que un total de 80 templos en todo el estado se encontraban en proceso de reparación, cifra que representa el 18.22 por ciento del total de sitios dañados

A través de la solicitud de información 1115100047718 el INAH informó que para la rehabilitación de monumentos arqueológicos, artísticos e históricos en Puebla se invertirán mil 846 millones de pesos

Para la rehabilitación de los 439 templos se invertirán mil 778 millones de pesos, en tanto que para otros 123 inmuebles históricos la inversión ascenderá a 32.28 millones de pesos

Fotos / e-consulta

Visitas: 678

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: