• Salud

Salud sin bulos, la web que quiere acabar con las fake news médicas

  • Mayra Guarneros
La Asociación de Investigadores de eSalud creó la web “Salud sin bulos” con la que buscan orientar a la población sobre noticias médicas falsas que circulan por la red
.

¿Eres de esas personas que abre Google y escribe sus síntomas en busca de una respuesta? ¿Lees un par de páginas y enseguida te pones a hacer tu testamento porque te acabas de autodiagnosticar una enfermedad incurable? Pues déjame decirte que formas parte del 90% de la población con acceso a internet que busca en internet sus síntomas antes de ir al médico y que ha leído información falsa.

Mucha de la información médica que circula en la red carece de fundamento y de fuentes confiables, es por ello que cuando llegas a contarle tus síntomas a Google, te arroja que esa tos que tienes probablemente te cause una hemorragia cerebral o que ese labial que te acabas de comprar te va a provocar cáncer. Y obviamente eso es una mentira que alguien inventó.

via GIPHY

A esa información falsa que circula por la red se le llaman “bulos” y se caracterizan por ser mentiras que tienen títulos tan llamativos, que fácilmente se propagan sin control por toda la red. Un ejemplo claro de bulo médico es el que a muchas personas les llegó vía WhatsApp hace unas semanas, en el que se advertía de no salir a la calle porque las bajas temperaturas podrían causar congelamiento de pulmones.  

A todas luces se trataba de una mentira, pero la gente que lo recibió igualmente lo compartió y contribuyó a la desinformación.

Para acabar con los bulos médicos en la red la Asociación de Investigadores de eSalud (AIES) creó la web “Salud sin bulos”, en la que con ayuda de investigadores, profesionales sanitarios, médicos, asociaciones de pacientes y periodistas buscan identificar y desmentir estos rumores a través de argumentos científicos e información contrastada y veraz.

El periodista Carlos Mateos, quien funge como coordinador de “Salud sin bulos” y es vicepresidente de la AIES explicó que “En muchos casos, estos datos falseados comienzan con cadenas de e-mail, WhatsApp o Twitter, destinadas a estafar, dañar la reputación o crear alarma sin fundamento. Gracias a la instantaneidad que le caracteriza, internet es un canal muy potente para la expansión de bulos y facilita una propagación, además de rápida, universal y sin control: es un mundo sin reglas e hiperconectado”.

Para Mateos, el problema comienza cuando las personas dan por válida la información falsa que lee en internet y realizan dietas peligrosas, abandonan sus tratamientos médicos o dejan de vacunar a sus hijos porque en algún sitio leyeron que las vacunas provocan autismo.  

También explicó que las personas que se dedican a crear y compartir este tipo de información médica falsa apelan a los miedos más profundos de las personas, por lo que construyen los bulos con una parte que sea medianamente creíble que distorsionan a placer y le añaden datos que son difíciles de comprobar inmediatamente “A estas circunstancias hay que añadir que en el campo de la salud falta mucha cultura científica. Tenemos un terreno propicio para estafadores y “conspiranoicos” que creen que la industria farmacéutica y de la alimentación trabajan en la producción de enfermedades y que, en realidad, están detrás de muchos de estos bulos” dijo el periodista.

Foto El País

Visitas: 719

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: