• Nación

Concluyó el límite de tolerancia extrema: Ortega

El gobernador de Guerrero advirtió a normalistas y padres de familia que serán castigadas las acciones que emprendan y que violen la ley
.

Una docena de estudiantes normalistas y seis policías estatales, incluidas dos mujeres, resultaron golpeados, además de un camión de carga incendiado, durante un enfrentamiento ocurrido ayer en la carretera federal Chilpancingo-Tixtla.

De acuerdo con la nota del periódico La Jornada, el pleito comenzó en la zona de Los Túneles alrededor de las 8 horas, cuando la policía impidió el paso rumbo a la ciudad de México a un convoy de 11 camiones y algunos vehículos particulares en los que viajaban padres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos y normalistas, en su mayoría de la Escuela de Ayotzinapa.

Los padres de familia intentaron convencer a los uniformados, pero éstos dijeron que primero inspeccionarían los vehículos, lo cual fue rechazado por los normalistas. En ese momento comenzó el enfrentamiento; los jóvenes prendieron fuego a un camión de refrescos que habían tomado el pasado lunes y luego lo atravesaron en la citada vía.

Los policías que se encontraban en los cerros aledaños empezaron a lanzar gases lacrimógenos a los civiles, quienes respondieron con piedras y cohetones, con saldo de seis agentes estatales heridos, igual que una docena de estudiantes.

Felipe de la Cruz, vocero de los padres de familia de Ayotzinapa, dijo que dos estudiantes están hospitalizados con traumatismos en la cabeza.

El alumno José Nava denunció que las mujeres que se encontraban entre los policías estatales empezaron a empujar a algunas de las madres de familia: los estudiantes ‘‘hacíamos valla a los padres de familia para que abordaran los autobuses a la escuela, pero las policías las empujaron y golpearon’’.

Tras varios minutos del zipizape, los normalistas se llevaron detenidos hasta la Normal de Ayotzinapa a cuatro policías, a quienes el gobierno municipal identificó como Mariana López Bernal, Alma Delia Rivera Ávila, Lázaro Meza Gutiérrez y David Gil Vázquez. Allí les quitaron su chaleco, escudos y fornituras, y alrededor de las 10 de la mañana una comisión de alumnos los trasladó a las instalaciones de la policía municipal de Tixtla, donde recibieron atención de paramédicos de protección civil.

Los estudiantes acusaron al gobernador Rogelio Ortega Martínez de haber ordenado el operativo en el túnel y los cerros aledaños, donde los policías interceptaron a los contingentes para impedirles el paso, primero a Chilpancingo, donde tendrían una reunión, aunque no se especificó con qué instancia, y posteriormente a la ciudad de México.

Alrededor del mediodía, un grupo de estudiantes normalistas se trasladó nuevamente a la caseta de la carretera Tixtla-Chilpancingo para recabar fondos entre los automovilistas y financiar el traslado de los padres de familia a la ciudad de México.

En la capital tienen planeado realizar un ayuno, reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto y marchar al Zócalo, actividades anunciadas para conmemorar el primer aniversario de los hechos de Iguala, cuando policías municipales asesinaron a civiles, incluidos estudiantes, y desaparecieron a 43 normalistas de la Normal Rural de Ayotzinapa.

En alusión a las manifestaciones realizadas ayer y el ataque a oficinas de la Fiscalía General del Estado, el lunes pasado, el gobernador Rogelio Ortega advirtió: ‘‘Hemos llegado ya a una situación en que el límite de tolerancia extrema ha concluido: cada acción que se realice, sea quien sea, tendrá que responder frente a sus responsabilidades legales’’.

La fiscalía, dijo, inició un proceso de órdenes de aprehensión contra las personas identificadas en los ataques a la institución.

Las instalaciones de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, estuvieron resguardadas por policías comunitarias que operan en Tixtla, aunque también el gobierno estatal instaló un retén policiaco en El Molino. La policía estatal fue reforzada con un centenar de efectivos de la Policía Federal y la Gendarmería.

Padres de desaparecidos buscan al Papa

Aún sin tener audiencia, las madres de 5 de los 43 normalistas desaparecidos llegaron a la capital de EU para intentar reunirse con el Papa Francisco.

Según otra nota del periódico Reforma, apoyadas por grupos locales, las madres participarán en actividades de solidaridad en las tres ciudades que visitará el Papa -Washington, Nueva York y Filadelfia- pero sólo en esta última tienen boletos para asistir al encuentro mundial de familias.

"Tenemos fe en que pueda hacer algo (el Papa), que pueda hacer un llamamiento a Peña Nieto, que nos entregue a nuestros hijos", dijo Hilda Legideño, madre de Jorge Tizapa.

"Es una persona que lee la palabra de Dios y pues esperemos (que) él, como elegido de Dios que jale a sus feligreses, nos pueda apoyar y pueda exigirle a nuestro Gobierno la presentación de nuestros hijos", mencionó Hilda Hernández, madre de César Manuel González, uno de los desaparecidos.

A dos semanas de que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), presentara un informe que contradice la versión de la incineración de los estudiantes, las madres buscan que el Pontífice los escuche.

Con boletos generales para el evento en Filadelfia el sábado, donde organizadores estiman que llegarán cientos de miles de personas, las madres de los estudiantes de Ayotzinapa enfrentarán multitudes y duras medidas de seguridad establecidas que hacen difícil acceder al Papa en la calle.

Desde noviembre de 2014 tras la desaparición de los estudiantes, el Papa Francisco expresó en audiencia pública en el Vaticano su dolor por el hecho y lamentó la realidad criminal que está detrás del narcotráfico, negocio al que se ha vinculado a algunos policías acusados de estar involucrados.

Ya este año, el jerarca católico respondió una pregunta de una reportera de televisión quien le cuestionó si creía la versión de culpar al Gobierno por la desaparición de los estudiantes ocurrida en la ciudad de Iguala, pero dijo que eso sería muy simple y que la responsabilidad es de todos.

Además de su recorrido por las tres ciudades que visitará el Papa, el grupo de cinco madres estará haciendo visitas a las oficinas de dos legisladores de la minoría demócrata en el Congreso, pero las personas que los acompañan no pierden la esperanza de lograr acercarse a Francisco.

"El Papa es una persona sensible a lo que está pasado en México. Claro que hemos tenido todo en contra. Todas las inercias habidas y por haber. Creemos que el escenario es histórico, con el Papa en este país", dijo Perla Lara, activista en Filadelfia que apoya a las madres en su recorrido.

Mañana se reúne Peña con padres de normalistas

La segunda reunión entre el presidente Enrique Peña Nieto y los padres de los estudiantes desaparecidos de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa tendrá lugar mañana a las 13 horas en la residencia oficial de Los Pinos.

De acuerdo con otra nota del diario La Jornada, diversas fuentes confirmaron lo anterior y ratificaron la asistencia al encuentro, además, de los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), así como de representantes de organizaciones civiles que acompañan desde hace casi un año a los familiares de las víctimas.

Donde habrá una composición distinta de los asistentes será en el lado gubernamental. Esta vez, en lugar del entonces procurador general de la República Jesús Murillo Karam acudirá quien desde marzo ocupa esa oficina, la ex senadora Arely Gómez, y por la Oficina de la Presidencia ahora participará Francisco Guzmán, quien relevó a Aurelio Nuño Mayer, designado secretario de Educación Pública en agosto pasado.

Previsiblemente formarán parte del equipo que acompañe al titular del Ejecutivo, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el consejero jurídico de la Presidencia, Humberto Castillejos Cervantes. Y aunque no se ha dado la lista completa de quienes participarían por la parte oficial, podría asistir el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, quien recién sustituyó a Monte Alejandro Rubido.

El pasado 29 de octubre y durante más de seis horas, Peña Nieto se reunió con una comisión de las 43 familias y con integrantes del Comité Estudiantil de Ayotzinapa.

Resultado de ese encuentro fue una minuta con 10 acuerdos, donde el gobierno de la República se comprometió a profundizar o rediseñar, si así fuera el caso, el plan de búsqueda de los normalistas y centrar las pesquisas en encontrar con vida a los desaparecidos.

Además, se acordó establecer una comisión mixta de seguimiento e información con personal de la Procuraduría General de la República (PGR) y de Gobernación para tener oportunamente enterados a los padres de familia, estudiantes, abogados y demás, y así respetar su derecho a la coadyuvancia en la investigación. Asimismo, se precisó que el gobierno continuaría brindando facilidades y apoyo a los integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense, habilitados como peritos en este caso.

El cuarto punto se refirió al reconocimiento de los estudiantes de la normal como una comunidad “que se encuentra agraviada” por los hechos ocurridos en Iguala; además, la PGR garantizó el debido proceso de los acusados en este caso.

Asimismo, la PGR se comprometió a investigar a toda persona señalada de participación en los hechos, “para evitar cualquier tipo de impunidad”; Gobernación hizo el compromiso de llevar adelante el Plan de Atención Victimal y la reparación integral de los daños.

El gobierno suscribió ahí mismo su deber de continuar la prestación médica a las personas heridas, a llevar adelante un programa de redignificación de las normales rurales del país, y solicitar la asistencia técnica a la CIDH para la investigación de la tragedia de Iguala.

Visitas: 754

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: