• Nación

Dejan fuera al sindicato del Consejo de Administración de Pemex

La reforma energética será votada este día por los senadores una vez que se someta al pleno de la Cámara.
.

Con la reforma energética que se discute en el Senado, legisladores presumieron que la nueva ley permitirá que las empresas privadas contraten trabajadores que no estén afiliados al sindicato de Pemex.

"Claro que se rompe el monopolio del sindicato. Es más, otros sindicatos se van a juntar y hasta la disidencia de Carlos Romero Deschamps pueden hacer su sindicato y convencer a los trabajadores de las nuevas empresas", dijo el ex secretario del Trabajo, el panista poblano Javier Lozano.

De acuerdo con una nota del periódico Reforma, el presidente de la Comisión Anticorrupción, Pablo Escudero, sostuvo que los inversionistas extranjeros no tienen por qué cumplir con las condiciones del contrato colectivo que el sindicato tiene con Pemex, ya que se trata de empresas totalmente diferentes.

Además, el senador del PAN, Francisco Domínguez, reveló que existe un acuerdo con el PRI para sacar al sindicato petrolero del Consejo de Administración de Pemex.

Tras conocer el acuerdo que deja fuera al sindicato, Romero Deschamps abandonó el Senado justo antes de que se votara la reforma en las comisiones.

La reforma energética fue aprobada en lo general en sesión de comisiones. Se prevé que el dictamen se apruebe este martes en el pleno del Senado.

Para conseguir el voto del PAN en la aprobación de la reforma energética, el PRI se vio obligado a aceptar la salida del sindicato petrolero del Consejo de Administración de Pemex.

Tras varias semanas de negociación, en las que el tricolor expresó su preocupación por la posible reacción del gremio encabezado por Romero Deschamps, los panistas lograron "amarrar" el acuerdo como condición para avalar el dictamen en las comisiones.

Los negociadores del PAN informaron a sus correligionarios sobre la aceptación de las exigencias y fue entonces cuando votaron -junto con el PRI y el PVEM- para que avanzara la reforma.

Fuentes de la negociación revelaron que el acuerdo inicial establece que el Gobierno federal se quedará con cinco integrantes y la presidencia del Consejo, mientras que los otros cinco miembros de la junta serán consejeros independientes.

La redacción del acuerdo será incorporada durante la discusión de la reforma en el Pleno del Senado, tal y como ocurrió con el procesamiento de la reforma política.

El panista Francisco Domínguez detalló que la salida de los cinco representantes sindicales del órgano de Gobierno de Pemex quedará establecida en uno de los transitorios.

"Por eso votamos a favor en lo general, hubiera sido irrisorio votar a favor si no nos hubieran aceptado esa propuesta. No entramos a las comisiones unidas hasta que nos dieron la garantía (en el PRI) de que se van los del sindicato del Consejo de Administración", señaló.

Según el panista, el acuerdo para que el sindicato se vaya del Consejo provocó la molestia de Romero Deschamps, quien abandonó el Senado tras enterarse del acuerdo.

"Por eso fue que se salió del salón el senador Romero Deschamps, a pesar de que es secretario de la Comisión de Energía. Se fue molesto, se fue enojado, pero creo que le hicimos un bien al país", comentó.

El dictamen aprobado en comisiones podría ser modificado en el pleno del Senado.

De acuerdo con las negociaciones entre el PRI y el PAN, se realizarán cambios en la redacción para "estrenar" una figura que no ha sido incorporada en la Constitución, los llamados "órganos coordinados".

La intención es que los órganos reguladores pasen de descentralizados a coordinados, ya que dependerán del Ejecutivo, pero el Senado participará en el nombramiento de sus integrantes.

Por otro lado, se busca que el comité técnico del nuevo Fondo Mexicano del Petróleo quede integrado por sólo tres representantes del Gobierno federal y cuatro independientes.

Ambas modificaciones han sido planteadas por Acción Nacional como "irreductibles" para avalar la reforma.

A pesar de los avances, se espera que por lo menos dos senadores panistas voten en contra de la reforma: Ernesto Ruffo y Javier Corral.

El fondo petrolero  se usará para becas y pensión universal

Los fondos petroleros derivados de la reforma energética, a los cuales apuestan gobierno y legisladores, se destinarán a costos de contratos, estabilización de ingresos, una parte mínima al presupuesto y a fondear becas, la pensión universal y energías renovables.

Queda clara también, a través de la reforma al artículo 25 constitucional, la desaparición de Petróleos Mexicanos (Pemex) como empresa paraestatal y su conversión en “empresa productiva de Estado” con autonomía de gestión, de presupuesto y financiera, según otra nota del diario 24 Horas.

Eso sí, Pemex tendrá la llamada “ronda cero”, como se denomina a su derecho a elegir en primera instancia qué explotar. De lo no escogido, el Estado podrá celebrar contratos con otras empresas y, en caso opcional, Pemex podrá asociarse con terceros cuando la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) realice la licitación.

Un documento informativo, elaborado para las élites del gobierno y partidistas, da cuenta al detalle de la reforma energética, los puntos polémicos de las negociaciones y la salida encontrada, al tiempo de vislumbrar el futuro de la principal empresa pública mexicana.

El fondo petrolero, administrado por el Banco de México (Banxico), adelanta, tendrá uso múltiple. En primer lugar cubrirá los costos de los contratos, luego llenará los fondos de estabilización de los ingresos petroleros y los fondos del Estado y finalmente irá “al piso mínimo para el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF)”.

Una vez cubiertos estos objetivos, las rentas se distribuirán así: 30 por ciento a inversión de la industria petrolera, diez a becas de universidades, diez a energías renovables y diez a la pensión universal. Aquí viene un triunfo del Partido Acción Nacional: los intereses del fondo se reinvertirán y no irán a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), como quería el Partido Revolucionario Institucional.

En algún momento, esboza el texto, se pensó llevar a Pemex al mercado bursátil. Sin embargo, no prosperó esta iniciativa porque ello implicaría emitir acciones y se interpretaría como privatización. El gobierno sacó este tema de las negociaciones.

Otro punto de gran debate fue la autonomía presupuestal. De acuerdo a esta memoria, la secretaría de Hacienda en poder de Luis Videgaray se negaba a otorgarla porque es una forma de mantener su control. Hoy este se dará por dos vías:

1.- El Congreso de la Unión pondrá límites al endeudamiento de la hoy paraestatal y próximamente “empresa productiva de Estado”.

Y 2.- el establecimiento de topes, también por el Poder Legislativo, para fijar el salario del personal de Pemex.

Aquí se cuida un ángulo: al margen de las decisiones de los legisladores, Pemex podrá proponer retribuciones para evitar la fuga de talentos del país y hacia las empresas que opten por invertir en México.

Visitas: 1,647

Versión para impresión

Comentarios de Facebook: